122018Jul

ANATOMÍA

Es verano. Tiempo de tumbarse al aire libre. Miras al cielo y ves una nube. No ocurre nada, aunque si dejas transcurrir unos segundos puedes comprobar que lo que ves, no es algo fijo. La nube evoluciona y cambia armónicamente de forma. Eso mismo ocurre con la anatomía, no existe un órgano, un músculo, una célula; existe un potencial de cambio continuo animado por la fuerza que nos lleva y que nos relaciona con lo que nos rodea. Por eso es importante tener conciencia de que lo vivo cambia a cada instante y que si tiene las condiciones necesarias, ese cambio sólo puede ser hacia la SALUD. Aunque sea la muerte, será un cambio hacia una disolución fluida y perfecta. La vida es cambio.




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *