132018Nov

AYUDAR A QUIEN NO SE QUIERE AYUDAR

Un reto circula por mi mente. ¿Cómo puedo ayudar a aquellas personas que vienen a mí en busca de ayuda, pero que no aceptan ningún cambio?

Pacientes a los que les explicas tu opinión sobre la salud y su salud. A los que propones modificaciones en su estilo de vida para ir en la dirección de estar mejor; pero que ellos, o no intentarán o no lograrán conseguir.

Lo primero que pienso es mirar hacia mí y en el escrito que figuraba en mi web

Terapeuta:

Recuerda que el mejor lugar para atender

a los pacientes es la consulta.

El mejor profesor es el paciente.

El mejor libro es lo que sale por su boca.

El mejor remedio está en él.

Y la enfermedad es lo que mejor lo cuidaba

hasta que te encontró.

Respeta todo eso:

La consulta

El paciente

Sus palabras

Su enfermedad

Y te curarás de tu necesidad de cuidar,

de llenar tú vacío.

Vale más escuchar que hablar demasiado,

vale más ser curioso que estar demasiado seguro de uno mismo.

Porque, muy a menudo, el cuidador se cuida

poniendo enfermo al otro.

Tienes que saber que no sabes nada y lo sabrás todo.

Me enfrento a mi necesidad de ayudar. ¿Qué quiero llenar con ella? ¿Cómo de grande es el ego del terapeuta y cuanta voracidad demuestra?

Después miro a mi interlocutor. Los hay enganchados que probablemente necesitan una ayuda específica y que entienden, por ejemplo, que si no dejan de fumar dos paquetes de cigarrillos al día, les va a seguir doliendo la cabeza (aunque otros piensen que el humo sólo afecta a los bronquios). Otros no pueden escapar de su ritmo de vida y, probablemente necesitan una amenaza vital, para darse por enterados de las señales de alarma que su cuerpo les envía. Otros no permiten ninguna interacción por tu parte porque buscan “ganar la batalla” a la terapia propuesta y poder demostrar que, tal y como proclaman a todo aquel que se acerca, son los que peor están y nadie puede ayudarles.

Lo cierto es que cada paciente es un maestro, un espejo, una posibilidad de sentir la potencia vital expresándose de una u otra manera.




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *