Motivos

on Lunes, 02 Diciembre 2013. Publicado en Textos

Aprended a estar sentados, tranquilos; a esperar hasta que vuestra agitación cese y vuestro aire se esclarezca. Esperar la profunda tranquilidad. Entonces, comenzad.

Por encima de todo, id lentamente.

Desarrollar una percepción y una comprensión intuitivas de cada cosa. Prestar atención a todo, especialmente a lo más pequeño. Cambiar las pequeñas cosas permite a menudo grandes mejoras.

Tratad a cada uno y cada parte de cada uno de la misma forma. Cada célula del cuerpo posee una conciencia. Cada minúscula estructura del cuerpo es un holograma.

Cuanto más focalizamos nuestra conciencia en el tiempo presente, más nuestra percepción del tiempo se ralentiza y más grande se vuelve nuestra percepción del movimiento craneal.

La presencia es mucho más importante que la técnica. Los principiantes quieren aprender siempre más técnicas. Cuando seáis un maestro, una sola técnica será suficiente.

Es maravilloso ver como poco puede hacer mucho.

Pedid permiso antes de tocar la cabeza del paciente. Después, poned vuestras manos sobre su cabeza y esperad. Esperad a que la cabeza os diga que hacer. Si os dice que no hagáis nada, no hagáis nada.

No podéis ir profundamente, solamente deprisa.

Solicitad la ayuda espiritual cuando hayáis hecho todo lo que hayáis podido. Cuando no sepáis que hacer “pedir una taza de té”.

Meditad, vivid simplemente, estad en reposo, y haced vuestro trabajo con maestría.

Una vez hecho vuestro trabajo, retiraos. 

Haz clic para escuchar

In order to view this object you need Flash Player 9+ support!

Get Adobe Flash player

Powered by RS Web Solutions

Tfno 617 863 543
Baltasar Gracián 13, bajos (centro IRSA)
22400 Monzón (Huesca)
e-mail: jesusbroto@osteopatia-biodinamica.es